Productora de Actividades de Difusión Científica
"La Tierra y su Entorno" www.latierraysuentorno.cl
Contacto: Andrés Silva Kewitz - contacto@latierraysuentorno.cl
Teléfonos: Fijo 022822 15 42 - Cel. 9699 32 44



- La Tierra y su entorno es Marca Registrada -

Sobre el calentamiento global



Todos vivimos en un mismo planeta: La Tierra. Los seres humanos somos el exponente máximo de su evolución y formamos parte de ella, por lo tanto, cualquier cosa que le ocurra, repercute sobre nosotros.

Todos los días al despertar, abrimos los ojos, pero ¿alguna vez nos hemos preguntado cómo es el lugar dónde habitamos? Aparte de nuestra casa familiar, por supuesto.

Si viéramos la Tierra desde el espacio, su trayectoria alrededor del Sol, podríamos asemejarla al viaje de una inmensa nave espacial dentro de la cual vamos más de 6.000 millones de seres humanos, el reino humano. Dentro de esta nave, en el mismo viaje van con nosotros otros reinos: el reino mineral, el reino vegetal y el reino animal. Cada uno de estos reinos es único e irrepetible y no pueden vivir los unos sin los otros, ya que cada uno de ellos es imprescindible para la vida.

El reino mineral es el sustento de toda la vida, es el sustrato sobre el cual las plantas, los animales y los seres humanos podemos vivir y nos da los elementos que forman y mantienen la estructura de nuestros cuerpos.

El reino vegetal transforma las radiaciones solares que llegan del Sol a la Tierra en energía vital que, de este modo, puede ser asimilada por los animales y por el hombre. A través de la alquimia de la fotosíntesis, las plantas transforman la luz solar en los compuestos indispensables para la vida.

El reino animal dispone de movilidad y de instintos y puede cerrar el ciclo mágico de la alquimia de la vida, que comienza en el suelo, que es transformado por las plantas para incorporar las propiedades minerales a los vegetales, que a su vez se vuelve carne en los animales y, por supuesto, en el hombre.

En la cima de la pirámide de los reinos, se encuentra el hombre. Este es el nivel máximo de la evolución en estos momentos, y por ello contiene a todos los reinos que le preceden en la escala de esa evolución. Los seres humanos contenemos al reino mineral (minerales como el hierro), al reino vegetal (la capacidad de transformar la luz del sol en elementos imprescindibles) y al reino animal (todos los instintos que nos permiten mantener la vida).

Como cada uno de esos reinos, el ser humano también ha desarrollado una cualidad diferenciadora: la mente. La mente humana contiene en sí misma todas las potencialidades, cada uno de los inventos y descubrimientos que ha realizado el hombre en su historia se han producido gracias a que alguien fue capaz de pensarlo y llevarlo a una realidad tangible.

Toda esta vida se sustenta sobre una única casa, un único hogar (un único Oikos) la Tierra. Hoy en día, diversas teorías científicas (la más conocida de ellas, la hipótesis Gaia ) mantienen que la Tierra es un Ser Vivo, un único ser con una entidad propia, sobre el que se desarrolla la Vida. Dentro de estas teorías, cada uno de los seres que constituyen los reinos de la tierra (mineral, vegetal, animal) son pequeñas células de ese macroorganismo. Y, tal y como sucede en el cuerpo humano, cada una de estas células ocupa el lugar que le corresponde y realiza la función asociada a dicha ubicación. Cada una de las células es importante para la vida del todo mayor, el organismo humano y lo mismo ocurre con La Tierra.

En la Tierra, cada organismo, ya sea un mineral, una planta, un animal o un ser humano, ha de ocupar el lugar que le corresponde y ha de realizar la función asignada para el equilibrio del todo mayor, nuestra querida Tierra. Cuando esto se desequilibra, entonces aparecen las enfermedades en los ecosistemas y los desequilibrios en los vectores ambientales.

El hombre, forma parte de la Tierra, y por ello contiene en su cuerpo cada uno de sus elementos, es decir el aire, el agua, la tierra y el fuego.

El aire de la Tierra es la atmósfera. Nosotros nos volvemos atmósfera cada vez que respiramos, porque inhalamos el aire, lo introducimos en nuestros pulmones y de ahí en cada una de nuestras células y después lo exhalamos tranformado al mundo. Es como si fuéramos un pequeño viento, como si nuestros pulmones fueran una pequeña atmósfera.

El agua de la Tierra es la hidrosfera, son los mares, los lagos y los ríos, el agua congelada de los polos y el agua evaporada en las nubes. El cuerpo humano está constituido por un 80% de agua, tenemos un mar interior donde nuestras células nadan, e incluso las mismas células son un mar en su interior. Somos un mar en movimiento.

La tierra de la propia Tierra es la litosfera, es el suelo que sustenta la vida, es tan primordial que da nombre a nuestro planeta. Es ese reino mineral del que hablábamos antes, que nos da la estructura para que podamos vivir. Sin minerales no tendríamos esqueleto, no tendría sustancia nuestra sangre. Toda nuestra estructura es mineral.

El fuego es la energía y la vida necesita alimentarse permanentemente de combustible. En el caso del cuerpo humano, este combustible dependerá de cada momento, puede ser la energía de la luz, o la energía de los alimentos, o la energía de un abrazo….

Somos por lo tanto tierra y además hemos sido capaces, como reino, de transformar esas "materias primas" de la Tierra (el aire, el agua, la tierra y el fuego) en un ser con un cuerpo físico, unas emociones y una mente. Estamos en la cúspide de la pirámide de la vida y, por ello, tenemos una responsabilidad de cuidar todo lo que queda por debajo, porque sin todo eso no tendríamos un sustento para nuestra vida, no tendríamos una base que nos permita desarrollarnos.

Quizás esta explicación nos está haciendo entender un poco mejor la importancia de cuidar y respetar nuestro entorno, porque además de ser responsables, si contaminamos el aire estamos contaminando nuestros pulmones; si agotamos nuestras reservas de agua estamos desecando nuestro mar interior; si llenamos de metales pesados nuestros suelos estamos llenando de metales pesados nuestra estructura, nuestro esqueleto; si agotamos nuestras energías nos estamos agotando a nosotros mismos; porque nunca nos podemos olvidar que formamos parte de un todo mayor, que somos células de un organismo más grande que nosotros, la Madre Tierra.

Por: Ainhoa del Caso




MENU
Página de Inicio
Quienes Somos
Formulario de Contacto
Galería de Imágenes
Cuestionarios Educativos
Documentos Complementarios
Comentarios






Documentos recomendados:

Carta escrita en el 2070
Viaje por el Cosmos

Nuestros agradecimientos a:



Lenovo Chile


Observatorio Europeo Austral


Intel


Universidad San Sebastián


Círculo Astronómico


Actualidad Espacial

- Jorge Ianiszewski
- Roderick Bowen
- Club Científico de Peñalolén
- Telescoperos Ricardo Gonzalez
- Club astronómico Aldebarán
- Club Caylo
- Luis Bravo ( Syncro)
- Willy Stern W.
- José Luis Cárdenas
- Ilustre Municipalidad de Buin
- RTBuin
- Ilustre Municipalidad de Valparaíso
- Ilustre Municipalidad de Casablanca
- Ilustre Municipalidad de Quillota
- Ilustre Municipalidad de Viña del Mar



La Tierra y su Entorno cuenta con el Patrocinio de:



Copyright © 2005-2014 La Tierra y su Entorno. All rights reserved Andrés Silva Kewitz